Destacamento N°2

BECCAR ESTÁ SEGUROEl Destacamento de Beccar tiene todas las características de un puesto de avanzada. Su construcción permitió a la Sociedad de Bomberos Voluntarios de San Isidro tener todo el partido controlado y diagramado ante cualquier emergencia.

De la misma manera que en la década del ‘50 fue necesario proyectar un destacamento en Boulogne para prestar servicio en esa localidad y en Villa Adelina, la necesidad se trasladó a mediados de la década del ‘90 a Beccar.
Para la Sociedad de Bomberos Voluntarios de San Isidro el proyecto de construir una nueva base en Beccar era todo un desafió, una sensación similar a la que movió a aquel grupo de entusiastas de Martínez a crear en 1939 los bomberos de San Isidro y a construir, poco tiempo después, el cuartel central de Acassuso.
Para las autoridades de las institución, construir un destacamento en Beccar se había convertido ya en una asignatura que no podía extenderse en el tiempo. El crecimiento de habitantes que mostraba esta zona lindera con San Fernando era cada vez mayor y además era elegida por industrias y comercios para su instalación. Una prueba del crecimiento y desarrollo de Beccar fue su declaración como ciudad en 1997.
Por esa razón, a raíz del rápido y ágil desarrollo de esta localidad sanisidrense, la Sociedad de Bomberos Voluntarios de San Isidro creyó conveniente y sumadamente importante, desde el punto de vista de la seguridad para la comunidad urbana y laboral, la construcción de un destacamento en Beccar.

El nuevo destacamento

El edificio, cuyas obras comenzaron en enero de 1998, se construyó en una parcela donada por la Municipalidad de San Isidro ubicada en la calle Murature 2435, con una superficie de 1230 metros cuadrados y 28,71 metros de frente.El proyecto fue realizado por el arquitecto Horacio Laguzzi y la dirección de obra le fue encomendada al arquitecto José María Sumay.

Poco tiempo después, el 31 de octubre de 1999, cuando la Sociedad de Bomberos de San Isidro festeja su cumpleaños número 60, un nuevo destacamento se inauguraba para brindar una mejor seguridad a la comunidad.
La ceremonia de inauguración, muy emotiva por cierto, contó la presencia de numerosos vecinos que ese día se acercaron hasta el destacamento para brindar las felicitaciones por este nuevo desafío. Las madrinas de la ceremonia fueron las señoras Clementina Giorgi de Posse (esposa del ex intendente Melchor Posse) y Hélida Otilia Rovan de Laguzzi, mujer del actual titular de la entidad.

Pero los acontecimientos relacionados con este destacamento no se detuvieron allí. El 2 de junio de 2001, la Sociedad de Bomberos Voluntarios de San Isidro no sólo celebró el “Día del Bombero”. Desde ese día, el Destacamento Nº 2 de Beccar comenzó a prestar servicios y brindar seguridad para todos los vecinos de este amplio sector de San Isidro de manera autónoma, es decir, con todo el equipamiento que necesita tener una base bomberil.
Actualmente, este destacamento cuenta con dos plantas. En la plata baja se ubica un estacionamiento de grandes dimensiones para los móviles y los sitios destinados a la guardia, al casino de oficiales, a los dormitorios, a la cocina y a los vestuarios. Allí también se ubican los talleres de mantenimiento.En la planta alta se extiende un salón que puede ser utilizado para reuniones, eventos y fiestas, con acceso directo desde la calle.
Por su parte, la ubicación geográfica de este destacamento es estratégica y fundamental. Está situado en un lugar que tiene acceso por vías rápidas a muchos sectores. Por ejemplo, tiene fácil llegada a la autopista Panamericana y a las avenidas Andrés Rolón, Sucre y Centenario. Además, está muy cerca de San Fernando (a metros de la calle Uruguay), factor que le permite ayudar con mayor velocidad a los bomberos vecinos en caso de que necesiten refuerzos.

Cuando este destacamento no existía y los bomberos locales debían realizar un auxilio en la zona que ahora es jurisdicción de la base de Beccar, la demora en llegar era el mayor de los problemas. La gran cantidad de vehículos en la calle y los lomos de burros provocan pérdida del tiempo a los bomberos que tenían que salir desde el Cuartel Central de Acassuso.

Es por esto que la decisión de construir un destacamento en Beccar fue más que acertada. Desde entonces, la seguridad de esta extensa zona de San Isidro está garantizada.